Religión :: Estado Sucre
Santa Inés - Patrona de Cumaná
Regresar
Regresar
Regresar
 
Etimología de la palabra Inés

Inés, nombre femenino de origen griego "agné", agnes es su forma latina, su significado es "Aquella que es casta y pura" o "aquella que se mantiene pura".

Inés se asocia a la palabra latina agnus (cordero) por su fonética y con su significado cristiano (Cristo el cordero de Dios "Angus Dei"); de ahí su representación con un cordero y la palma del martirio.

 

Historia de Santa Inés:

Santa Inés (291-304) Considerada en la Iglesia como patrona de las adolescentes y de la pureza, es una de las más populares santas cristianas, y su nombre está incluido en el canon de la misa. Su nombre viene de Agnus y significa "pura". Ella tenía sólo trece años cuando fue martirizada. Notemos el poder de la fe que consigue hacer mártires valientes en tan tierna edad. Casi no había sitio en tan pequeño cuerpo para tantas heridas. Se mostró valientísima ante las más ensangrentadas manos de los verdugos. Ella no se desanimó cuando oyó arrastrar con estrépito las pesadas cadenas. Ofreció su cuello a la espada del soldado furioso. Llevada contra su voluntad ante el altar de los ídolos, levantó sus manos puras hacia Jesucristo orando y desde el fondo de la hoguera hizo el signo de la cruz, señal de la victoria de Jesucristo. Presentó sus manos y su cuello ante las argollas de hierro, pero era tan pequeña que aquellos hierros no lograban atarla. Todos lloraban menos ella. Las gentes admiraban la generosidad con la cual brindaba al Señor una vida que apenas estaba empezando a vivir. Estaban todos asombrados de que a tan corta edad pudiera ser ya tan valerosa mártir en honor de la Divinidad. Cuántas amenazas empleó el tirano para persuadirla.

Cuántos halagos para alejarla de su religión. Mas ella respondía: La esposa injuria a su esposo si acepta el amor de otros pretendientes. Unicamente será mi esposo el que primero me eligió, Jesucristo. ¿Por qué tardas tanto verdugo? Perezca este cuerpo que no quiero sea de ojos que no deseo complacer. Llegado el momento del martirio. Reza. Inclina la cabeza. Hubierais visto temblar el verdugo lleno de miedo, como si fuera él quien estuviera condenado a muerte. Su mano tiembla. Palidece ante el horror que va a ejecutar, en tanto que la jovencita mira sin temor la llegada de su propia muerte. He aquí dos triunfos a un mismo tiempo para una misma niña: la pureza y el martirio". Era de la noble familia romana Clodia. Recibió muy buena educación cristiana y se consagró a Cristo con voto de virginidad. Volviendo un día del colegio, la niña se encontró con el hijo del alcalde de Roma, el cual se enamoró de ella y le prometió grandes regalos a cambio de la promesa de matrimonio. Ella respondió: "He sido solicitada por otro Amante. Yo amo a Cristo. Seré la esposa de Aquel cuya Madre es Virgen; lo amaré y seguiré siendo casta". El hijo recurre a su padre, el alcalde. Este la hace apresar. La amenazan con las llamas si no reniega de su religión pero no teme a las llamas. Entonces la condenan a morir degollada. Sus padres recogen el cadáver. La sepultan en el sepulcro paterno. Pocos días después su hermana Emerenciana cae martirizada a pedradas por estar rezando junto al sepulcro. "Con mínimas fuerzas superó grandes peligros", dice San Dámaso en su epitafio. Todos los historiadores coinciden en proclamarla mártir de la virginidad. Es patrona de las jóvenes que desean conservar la pureza. Cada año, el 21 de enero, día de Santa Inés, se bendicen los corderos con cuya lana se tejen los "palios", o sea el distintivo de los arzobispos. En este tiempo de materialismo sea ella un modelo de castidad para la juventud. La liturgia la presenta como modelo de los éxitos que logra alcanzar una persona cuando tiene una gran fe. La fe en Dios y en la eternidad lleva al heroísmo.

 

Iglesia Santa Inés – Cumaná – Estado Sucre

Como el terremoto del 15 de julio de 1853 destruyó la Ermita, posteriormente fue edificada allí, en el mismo sitio una nueva iglesia que se puso bajo la Advocación de Santa Inés, patrona y abogada de la ciudad desde el año 1572, conservándose allí las imágenes y demás útiles religiosos y los libros parroquiales de ambos conventos e iglesias anteriores.

Por eso el archivo eclesiástico de esta iglesia es tan rico en datos de nuestra historia, ya que allí se han conservado documentos importantes de nuestro devenir histórico. Hasta la construcción de la nueva Catedral, la iglesia Santa Inés fue la Iglesia Matriz de Cumaná.
Edificación de tipología religiosa de finales de siglo XIX, declarada monumento histórico nacional según resolución publicada en Gaceta Oficial n° 26.320 de fecha 02 de AGOSTO DE 1960. Se sitúa en una elevación topográfica dentro del centro histórico de la Cumaná, que colinda con el Castillo Santa María de la Cabeza; se destaca dentro de una morfología urbana tradicional de baja altura con viviendas unifamiliares como hito arquitectónico.

La iglesia se edificó en 1862 sobre los cimientos de la ermita Nuestra Señora del Carmen, ubicada en el lugar que ocupaba antiguamente la Plaza de Armas del Castillo de Santa María de la Cabeza. Se inauguró en el año 1866, y sus torres fueron concluidas en el año de 1878. Posteriormente, entre los años 1889 y 1909, fueron agregándole a la iglesia nuevos elementos decorativos para su embellecimiento. El terremoto de 1929 ocasionó diversos daños al templo, por lo cual fue reconstruido. Su planta rectangular, de tres naves separadas por arcos apoyados sobre columnas dóricas de fuste estriados, tiene tres capillas en cada una de sus naves laterales, y cuatro accesos laterales sobre el eje longitudinal y presbiterio definido por un arco toral de medio punto, flanqueado por capillas y arcos.

A los pies de las naves laterales se desarrollan las torres campanarios de planta cuadrada. En su interior, el techo artesonado de madera contiene en la nave central seis cúpulas falsas, cubiertas con acabado de tejas, mientras que en el presbiterio se eleva un volumen de sección cuadrada que remata en una linterna octagonal con cúpula de zinc.

Su fachada principal resalta por una monumental escalinata y consta de tres cuerpos.
El primero se define por un atrio de tres arcos de medio punto sobres esbeltas columnas dóricas, además de pilastras en cada extremo que sostiene un desnudo friso continuo y el entablamento del segundo cuerpo.

Éste tiene dos partes de pilastras, entre los cuales se ubica el vitral con arco de medio punto enmarcado por molduras, que culmina en un entablamento del segundo cuerpo.
Éste tiene dos partes de pilastras, entre los cuales se ubica un vitral con arco de medio punto enmarcado por molduras, que culmina por un entablamento que lo separa del tercer cuerpo; esta último, en forma de frontón triangular. A los lados de la portada y separado por estrechos paños ciegos, se levantan las torres de cuatro cuerpos, rematadas en linternas de base octogonal con cúpulas de zinc y pináculo.

 
Regresar
Regresar
Regresar