Antonio J. de Sucre :: Próceres :: Personajes :: Estado Sucre
 

Nació el 3 de febrero de 1795 en Cumaná, Estado Sucre, Venezuela. Sus padres fueron el Teniente Vicente de Sucre y Urbaneja y María Manuela de Alcalá. Recibió en Caracas una educación esmerada y se destacó en el estudio de materias relacionadas con la ingeniería militar, tales como el álgebra, la geometría, la trigonometría, la agrimensura, la fortificación y la artillería. A sus 35 años de vida, logró ser General en Jefe del Ejército de Venezuela, Colombia y Ecuador. La victoria en la batalla de Ayacucho le dio el grado de Gran Mariscal.

Su vida transcurrió en un luchar continuo. Su preocupación por los servicios y por la eficiencia administrativa llenó muchas de sus horas. Fue indoblegable en su actitud vigilante por la probidad. Castigaba sin vacilar y con rigor extremo los crímenes, vicios y corruptelas; pero fue magnánimo con enemigos y adversarios vencidos. En Sucre resaltan sus conceptos del patriotismo americano, del honor, de la gratitud y la lealtad.

Sucre dirigió con valentía y astucia la Batalla de Ayacucho, el último gran enfrentamiento dentro de las campañas terrestres de la guerra de independencia hispanoamericana y significa el final definitivo del dominio colonial español en América del sur. La batalla se desarrolló en la pampa de la Quinua en el Departamento de Ayacucho, Perú, el 9 de diciembre de 1824. En esta batalla, los españoles tenían 9.320 hombres disponibles y 11 piezas de artillería, Sucre sólo contaba con 6.000 hombres de infantería y caballería, y una sola pieza de artillería. En su arenga, al iniciar la Batalla, dijo con voz fuerte: “¡Soldados!, de los esfuerzos de hoy depende la suerte de América del Sur; otro día de gloria va a coronar vuestra admirable constancia. ¡Soldados!: ¡Viva el Libertador! ¡Viva Bolívar, Salvador del Perú!”. Sucre demostró con esta arenga mucha valentía, estrategia, constancia, el amor a la unión de la América del Sur y la lealtad a Bolívar.

El Libertador escribió en el año 1825 lo siguiente: «El General Sucre es el Padre de Ayacucho: es el redentor de los hijos del Sol; es el que ha roto las cadenas con que envolvió Pizarro el imperio de los Incas. La posteridad representará a Sucre con un pie en el Pichincha y el otro en el Potosí, llevando en sus manos la cuna de Manco-Capac y contemplando las cadenas del Perú rotas por su espada».

Sucre, sabemos que quisiste venir a tu tierra natal y no te dejaron entrar. Los enemigos de la unión suramericana se volvieron en contra tuya, dándote muerte de la manera más traicionera y cobarde, dejándote tirado en el suelo ya moribundo al lado de la esperanza de un pueblo que fenecía con el hombre más glorioso de América. Aquella montaña de Berruecos se enlutó gritando de pena y dolor un 4 de junio de 1830. Antonio José de Sucre vivirá siempre en nuestras reminiscencias, en nuestra sangre, en nuestras fibras, en nuestras ideas...

 
Imágenes
 
 
Otras Informaciones sobre el Mariscal Sucre
Llegada a Cumaná de la familia Sucre
Biografía a puño y letra del Libertador
Biografía (otra fuente)
Independecia de Ecuador, Perú y Bolivia
El Armisticio de Santa Ana
Batalla de Yaguachi (19 - 08 - 1821)

Batalla de Huachi (12 - 09 - 1821)

Batalla de Pichincha. Parte de Guerra
(24 - 05 - 1822)

Batalla de Ayacucho (9 - 12 - 1824)
Batalla de Tarqui (27 - 02 - 1829)
Muerte del Mariscal de América
(04-06-1830)
Galería de Obras Plásticas
Canciones al Mariscal de América