Fortín La libertad

 
 

Fue construido en 1811 por orden de la Junta Provincial de Margarita, para proteger a la Bahía de Juangriego y su población, Isla de Margarita.  Aunque no fue de mayor importancia durante la colonia, en él y sus alrededores se escenificaron cruentas batallas y escaramuzas durante la guerra independentista.  Una de ellas fue la Batalla de Juangriego librada y ganada el 16 de Noviembre de 1815 por los patriotas al mando del General Juan B. Arismendi, contra los realistas al mando del General Joaquín Urreiztieta.  En la batalla del 8 de agosto de 1817, los patriotas volaron el fuerte, sacrificando sus vidas para evitar que cayera en manos de los realistas.  De estas gestas heroicas surgió la leyenda oral que actualmente narran los jóvenes margariteños cuando se visita el fortín.


El fortín fue reconstruido para su conservación y es un lugar obligado de los visitantes de Juangriego.  Ofrece un excelente punto de observación, desde este baluarte se tiene una amplia vista panorámica de la Península de Macanao en la lejanía, a sus pies la bahía y la ciudad de Juangriego, y por detrás la Laguna de Los Mártires.  El sitio resulta especialmente atractivo en las horas del crepúsculo, desde donde se disfruta de espectaculares atardeceres, ya famosos por su intensidad y variedad.


La LAGUNA LOS MARTIRES se encuentra detrás del Fortín La Libertad.  La historia cuenta que durante la guerra de independencia se libró una batalla tan cruenta en este lugar, y fueron tantos los soldados que allí murieron que las aguas de la laguna se tiñeron de rojo, de este hecho proviene el nombre de Laguna Los Mártires.