Personajes en la Historia
Coronel Ramón Centeno Mejía

Nació en Cumaná el 9 de octubre de 1807. Ante la crisis que vive el pueblo, a los trece años (1820) se presenta voluntariamente al ejército. No fue sólo un militar, sino un patriota ardoroso sostenedor de las libertades públicas, defendiéndolas hasta la muerte con firmeza y honorabilidad de proceder.
El libertador, una vez lograda la independencia, le ordena unirse al general Antonio José de Sucre en la Campaña del Sur, participando en la batalla de Tarqui, donde atacan el 2 de agosto de 1829 las tropas peruanas que contaban con ocho mil hombres, quedando en el campo los cadáveres de mil quinientos peruanos que dirigía el mariscal José de la Mar. El jefe realista es apresado e implora clemencia, a lo que Sucre contestó: "La justicia de Colombia es la misma antes que después de la batalla", dando una lección de civismo y justicia.
Centeno Méjía fue un fiel amigo de Bolívar y cuando los maracuchos se levantan contra la Gran Colombia prefirió irse a Santa Marta, donde acompaña al libertador hasta el momento de su muerte, por lo que se ve obligado a trasladarse a Bogotá. En 1831 se une a quienes apoyan el gobierno del general Rafael Urdaneta. Vuelve a Santa Marta; es apresado y expulsado a la isla de Jamaica. Regresa en 1832. Combate las ideas sostenidas por el general José Antonio Páez, Presidente de la República, identificándose como un bolivariano.
Regresa a Cumaná y se dedica a la actividad agrícola.
Apoya a los presidentes José Tadeo Monagas y Juan Crisóstomo Falcón. Muere en esta ciudad, donde se le rindieron los honores militares correspondientes, y fue enterrado en el cementerio de Quetepe.

 

Pie de foto

Fuente: De Sucre para la Patria. Proceres y Servidores. Jesús Arquimes Román