Personajes en la Historia
Coronel José Bernardo Bermúdez

Oficial del ejército republicano, de corta duración en el proceso revolucionario, por haber sido fusilado en Yaguaraparo.
En su fe de bautizo se lee:
“En veintidós días del mes de Octubre de mil setecientos setenta y ocho años, yo, Fray José Sipar, cura, por el Rl. Patrono de la iglesia parroquial de este pueblo de San Josef, certifico que en ella suplí las ceremonias del bautizo solemne, poniendo óleo y chrismas a Bernardo José Jesús Celestino de Sta. Teresa, habiendo sido bautizado el día 15 de dicho mes y el mismo día de su nacimiento por pedirlo así la necesidad. H. L. Dn. Francisco Bermúdez de Castro, natural de Cumaná y Dña. Josefa Figuera, de Barcelona la nueva; fueron padrinos Dn. Benardo Bermúdez de Castro y Dña. Rosalía de Bermúdez, natural de Cumaná, les advertí su obligación, y para que así conste lo firmé de lo que doy fe.  Fr. Josef de Sipar.
Se ha demostrado que el coronel Bernardo Bermúdez nació en San José de Aerocuar el 15 de octubre de 1778.
            Antes del 27 de abril de 1810, vivía en Cumaná. No había hecho servicio militar. Su primera actividad en ese campo fue en 1812, al incorporarse a la campaña sobre Guayana, liderada por el coronel Francisco González Moreno. La pérdida de la Primera República le obliga a refugiarse en la isla de Trinidad, donde hace amistad con grupos de emigrados por la misma causa. Entusiasmado por su hermano José Francisco y amigos Manuel Carlos Piar. Santiago Mariño, Francisco Azcue, Juan Manuel Valdés y otros, el 11 de enero de 1813 firma el Acta de Chacachacare y el 13 toma parte en la ocupación de Guiria. Aquí recibe Instrucciones de tomar a Maturín, Junto a Manuel Carlos Piar,  lo cual ejecutan entre los días 18 y 20 de marzo y derrotan al jefe realista Lorenzo Fernández de La Hoz.
            El capitán general de Venezuela (interino), don Domingo de Monteverde, comisionó como autoridad militar para la provincia de Cumaná al capitán Francisco Javier Zerberis, con facultades extraordinarias para acabar con los patriotas.
            De él dice el historiador Andrés Level de Goda:
"Un monstruo de Iinaje humano que bestial y ferozmente desgarró la población, arrancando de sus casas a los padres de familia y hombres de todos los estados, clases edades, para remitirlos presos a Caracas sin haber cometido delito alguno”
            La desavenencia surgida entre Bernardo Bermúdez y Manuel Carlos Piar llevó al primero a manifestarle, mediante carta, a su cuñado, Andrés Level de Goda, su deseo de retirarse del ejército. Este le aconsejó se trasladara y residenciara en la isla de Trinidad. Bermúdez se decide a hacerlo. Pasando de Maturín a Trinidad, es apresado en el Golfo Triste (Paria) y conducido ante Zerveris, quien se encontraba en Yaguaraparo, donde fusilaba a sus enemigos, pero antes los torturaba a latigazos en la plaza, bajo una mata de tapara o totumo. Esto lo aplicaba diariamente y sin misericordia. Bastaba con que le dijeran que pertenecía al enemigo.
El propio Level de Goda refiere, una vez preso Bernardo Bermúdez, lo siguiente:
            “zerveris lo puso en el banquillo de la muerte de costumbre, situado frene a un totumo en que amarraba gente para echarles látigos. Recibió Bermúdez cuatro balazos, como lo probaba de mucha sangre que vertía, e inclinó Ia cabeza, mas a poco rato la levantó, habló y el capuchino Fray José de Riclá que le auxilió y no se había retirado, contemplando aquel sangriento espectáculo, se echó sobre Bernardo abrazándole y gritando perdón, perdón, cuya palabra repetía todo el pueblito junto con los soldados y Zerveris a lo soberano dijo: “Queda perdonado” con lo cual se llevaron al paciente a la casa del rico hacendado don Antonio Toro, en cuya sala se le acostó sobre un catre para curarle las heridas, pues daban muchas esperanzas, porque no había ninguna en parte noble. Zerveris, al saber la cercanía de los patriotas procedentes de Guiria, con un español y un portugués trata de acabar con Bernardo y les ordena, dándoles algunos reales para su escape, acabar con el herido. El portugués no tuvo valor para descargar el trabuco sobre Bernardo que se hallaban como dormido, sino privado de sentir, y el español disparó su arma de fuego en la boca de Bernardo y huyó. Por las montañas de Irapa entraron los patriotas a Yaguaraparo, mandados por el coronel José Francisco Bermúdez, hermano del asesinado, y al ver aquel horror se enfureció; mató al portugués y mató a todo aquel que le decía que no era patriota”
Con la muerte del coronel Bernardo Bermúdez, el 8 de agosto de 1813, se desata la "Guerra a Muerte" en Venezuela, la cual termina con la firma de los decretos de Armisticio y Regularización de la Guerra, elaborados por los coroneles Antonio José de Sucre y Briceño Méndez, por solicitud del Libertador.
Sus restos reposan en el Panteón Nacional, casa de la inmortalidad, como lo aprobó la Cámara de Senadores el 11 de febrero de 1876
“Los padres de los hermanos Bermúdez contrajeron matrimonio en Aragua de Barcelona en 1776, “en la Villa de Aragua, en 20 y 1 un días del mes de diciembre de mil setecientos setenta y seis. Yo, Bdo. Dn. Manuel Antonio Figuera, Cura Rector de esta parroquia. Certifico que con dispensa del Sr. Vicario Superintendente de estos anexos, casé, sin proclamas a Dn. Francisco Antonio Bermúdez y Castro hijo legitimo de Dn. Bernardo Bermúdez Castro y de Da. Manuela Casanova, vecinos de la ciudad de Cumana y a Da. Jpha. Antonia Figuera, hija legitima del teniente coronel Dn. Pedro Figuera y de Da. Juana Agustina Sotillo Verde, vecinos de la ciudad de Barcelona y residenciados en esta villa, los que juramente antes de casarlos, y no encontré impedimento. Como también los examine en doctrina cristiana en lo que los ayé actos, de todo lo cual fueron testigos Dn Pedro Figuera y Sotillo y Da. Ana Garcia, y para que conste lo firmo y doy fe.

Pie de foto