Personajes de la Historia
José Eusebio Acosta

Caudillo oriental del siglo XIX venezolano. Fueron sus padres el comandante Antonio Acosta y María Isidra Peña. Debido a nacer en el seno de una familia de escasos recursos, no pudo recibir una buena educación, la cual sin embargo completó de manera autodidacta. Desde muy joven simpatizó con las ideas liberales, dada la influencia que sobre él ejercieron las ideas expresadas por Estanislao Rendón y Antonio Leocadio Guzmán en El Venezolano. Ante la reacción paecista que se produjo a raíz del asalto al Congreso en enero de 1848, el gobierno de José de Tadeo Monagas comisiona al general Nicolás Brito a Carúpano para organizar un batallón y abrir campaña sobre la península de Paria. Con el grado de subteniente, Acosta acompaña a Brito y al comandante Antonio Retamales en las operaciones militares de la costa de Paria (1848-1850), encargándose de la defensa de las plazas de Yaguraparo y Güiria. Asimismo, durante los alzamientos de 1853 y 1854 contra el gobierno de José Tadeo Monagas, actúa en defensa del régimen de éste, sirviendo bajo las órdenes de su suegro, el comandante Ramón Benítez. Luego de esto, fue nombrado en 1855, jefe civil y militar de Carúpano.

En marzo de 1858, tras el derrocamiento de José Tadeo Monagas, Acosta evade su captura y logra escapar hacia el llano oriental. Incorporado al bando federalista, participa en los combates librados en el oriente, derrotando al jefe centralista José Miguel Barreto (octubre 1859), enfrentándose a las tropas del general Juan Sutherland (junio 1860) y tomando la plaza de Cariaco (febrero 1861). Convertido en el principal jefe federalista de la provincia de Cumaná partir de abril de 1861, dirige el asalto y la toma de Cumaná, el 25 de julio de 1861. Ya con el grado de general de división, ocupa Cumanacoa (15.8.1861), derrota las fuerzas del coronel Andrés Rivelino Pinto en el combate de El Toro (3.9.18619 y toma a Río Caribe (13.2.1862), plaza que sin embargo tuvo que abandonar. Durante la retirada (marzo-julio 1862), ocurre el incidente de la ejecución de numerosos prisioneros centralistas en la localidad de Guasimilla (13.5.1862) y aunque sus enemigos políticos, en particular el general Luis Level de Goda, le atribuyeron la responsabilidad de lo ocurrido, la matanza de Guasimilla se llevó a cabo sin el conocimiento de Acosta. Tras retirarse al sur de Cumaná, desarrolló acciones guerrilleras (septiembre 1862-abril 1863), ocupando de nuevo Cumaná y Carúpano (mayo 1863). Nombrado presidente provisional del estado Cumaná en 1864, fue elegido presidente del estado Nueva Andalucía con sede en Maturín para el período comprendido entre diciembre de 1864 y enero de 1868.

A comienzos de la Revolución Azul (mayo 1868), asume una actitud neutral pese al llamado que le hace José Tadeo Monagas, pero finalmente decide incorporarse al movimiento del caudillo oriental. Como jefe militar de los estados Cumaná y Maturín, se enfrenta al general conservador Adolfo Olivo, el Chingo, quien había sido enviado a oriente para capturarlo en marzo de 1869. Tras un breve exilio en Trinidad, regresa a Barcelona (junio 1869) y se somete en septiembre de 1869. Nuevamente presidente del estado Cumaná (1869-1870), actúa como jefe del ejército de oriente en apoyo de la Revolución de Abril de Antonio Guzmán Blanco, ocupando Barcelona (12.6.1870) y dirige la campaña en contra del Chingo Olivo (1871-1872). Posteriormente, como Jefe de Estado Mayor General de los ejércitos de oriente (enero-marzo 1872), toma Ciudad Bolívar (marzo 1872) y termina la pacificación de los estados orientales (enero-marzo 1872). Presidente del estado Cumaná (1872-1873), celebra el contrato que cede la administración temporal de las salinas de Araya al Gobierno Nacional. En octubre de 1874, durante la rebelión de León Colina, se encarga del séptimo cuerpo del Ejército con el que dirige la Campaña de Maturín (diciembre de 1874). Retirado de toda actividad pública en su hato de Cocuizas, cerca de Maturín, rechaza en 1876 su postulación como candidato presidencial, aunque forma parte del Congreso que sanciona la elección del general Francisco Linares Alcántara. De regreso a la política, es nombrado ministro de Guerra y Marina en marzo de 1877, pero no acepta el cargo. Contrario al intento de prorrogar el mandato presidencial de Linares Alcántara (1878), opta por exiliarse en Trinidad. En febrero de 1879, como miembro del llamado movimiento "reivindicador" en oriente, regresa a Maturín. Delegado militar del distrito de Oriente (abril 1879), rehúsa ser candidato a la presidencia del Gran Estado Bermúdez (1881). Postulado nuevamente para ocuparse de la cartera de Guerra y Marina (marzo 1882), decide aceptar el cargo e inicia el viaje a Caracas, pero muere en Cumaná, al enfermar de disentería. El 8 de mayo de 1882 el Congreso de la República dicta una resolución en la que se acuerda el traslado de sus restos al Panteón Nacional, lo cual sin embargo, no se llevó a cabo.

Desvanecimiento de la Nueva Andalucia

Pie de foto