Personajes en la Historia
General Francisco Carabaño Ponte

La historia, como maestra de la verdad, grabó el nombre de este prócer en el Panteón Nacional, conocido como "Casa de la Patria".
Nacido en Cumaná el 6 de septiembre de 1781, hijo del mariscal de campo (español) Francisco Carabaño y doña Margarita Ponte. Hermano de Miguel y Fernando Carabaño Ponte, casó en La Guaira en 1832 con Rosa Hernández. Chávez. Inicia sus estudios en esta ciudad y a los 15 años es trasladado a España (1796), donde cursa la carrera militar y presta servicios en el Ejército Real. Regresa a Venezuela en 1802 Y con motivo de los s ucesos del 19 de abril de 1810 se incorpora al Ejército Patriota con el grado de teniente. Los hechos y acciones de guerra en 1811 lo destacan en el combate de Valencia, donde sale herido.
Un año después es gobernador de Caracas, sustitución del prócer Juan Pablo Ayala, y junto con el genera Juan de Escalona, protesta la capitulación de San Mateo firmada por los jefes de los ejércitos. general Francisco de Miranda y don Domingo de Monteverde.
En los años 1813 y 1814, se consagra en la lucha. Pero es hecho prisionero de guerra y enviado a la cárcel de Ceuta (África). Como prisionero de España, fue trasladado a la Carraca y luego a Algeciras. En la primera de ellas murió el Generalísimo Francisco de Miranda. conocido como Precursor de la Independencia. En la Madre Patria es puesto en libertad. Se afilia al Partido Liberal. Participa en el proceso electoral de Madrid y resulta electo diputado por Venezuela ante las Cortes. Esta posición le permitió denunciar la conducta sanguinaria de José Tomás Boves, Francisco Tomás Morales y Pablo Morillo en su patria.
Es 1822 regresa a la Venezuela. Se incorpora de inmediato al sitio de Puerto Cabello, donde se desempeña, en 1823, como comandante de armas y un año después asiste como diputado por Caracas al Congreso de la Gran Colombia.
Para 1827, el Libertador lo designa subjefe del Estado Mayor y asiste como diputado por el estado Carabobo al Congreso Constituyente y como tal es firmante de la Constitución de 1830 y ocupa el Ministerio de Guerra y Marina, cargo al cual renunció por motivos de salud.
Cuando estalla la "Revolución de las Reformas", liderada por el general Santiago Mariño, se une a ella y por sus actividades políticas es enjuiciado y condenado a muerte en 1836. Pero el Gobierno le cambia la pena por el exilio y permanece en Curazao ocho años. A su regreso, en 1845, el Presidente de la República, general José Antonio Páez, lo rehabilita con el goce de todos sus derechos. El general José Tadeo Monagas, al llegar a la presidencia, lo designa comandante de armas en la provincia de Cumaná y el 19 de  agosto de 1848, cuando viajaba a la zona de Paria, cerca de Cariaco, fue emboscado y asesinado por el indio Juan "Antonio Salcedo.
Sus restos reposan en el Panteón Nacional, desde el 18 de mayo de 1876, a solicitud del presidente Antonio Guzmán Blanco ante el Senado de la República.
El general Francisco Carabaño Ponte mantuvo estrecha amistad con el Libertador; prueba de ella son algunos párrafos de su correspondencia, donde leemos:
“Caracas. Diciembre 19 de 1826.

  1. S. E. el Libertador Presidente, Simón Bolivar, etc, etc, etc.

Mi respetable General:
Había retardado la contestación a su apreciada del 6 de Agosto porque porque no se me había presentado ocasión oportuna, y en parte me alegro de que esta demora me proporciona hablar antes con Diego Ibarra y Pepe Austria que llegaron aquí antenoche.
Cuando un súbdito merece la honra de que un jefe lo trate como amigo, no procedería como tal si no le hablase de las cosas como son en si, y esto es lo que me propongo en la presente comunicación por lo cual quizás seré algo difuso…”
“… No sé cómo se podrá combinar el deseo de trabajar a favor de V. E. con los medios reprobados en todo el mundo que se han empleado por algunas personas. La deserción del coronel Macero y batallón Apure y el motín del de Granaderos son hechos que difaman a la América y echan un borrón sobre el honor del ejército Colombiano. La falta a sus juramentos, la deslealtad para con su patria y con sus jefes, venderse a intrigas de particulares, todo esto a tenido panegiristas; la consecuencia en sus compromisos, el cumplimiento estricto del deber respectivo en que cada uno está constituido por su empleo, el no abandonar a su jefe y a su amigo, todo esto se ha llamado crimen y se esperaba a V. E. para su castigo. ¡Mal podrá el general Bolívar dormir confiado en medio de tropas que han traicionado al General Páez! La nación que tenga un ejercito constituido bajo de estos principios no envejecería en su independencia, si la moral no se restablece en él le bastará al enemigo un bolsillo de oro para hacer su reconquista…”
“… Repito a V. E. que le hablo en vista del pleno conocimiento que tengo en este asunto, porque también se ofrece a V. E. sin restricciones, contando con que ésta será la marcha del General Páez. A quien considero en armonía con V. E. mismo”.    

  1. S. M. de V. E.   F. CARABAÑO
Pie de foto

Fuente: De Sucre para la Patria. Proceres y Servidores. Jesús Arquimes Román