Batalla de Pichincha «24-05-1822»
Parte de Guerra. Batalla de Pichincha

 

A las 8:00 de la mañana llegamos a las alturas del Pichincha que dominan a Quito, dejando muy atrás nuestro parque cubierto con el Batallón Albión: Mientras las tropas reposaban, la Compañía de Cazadores del Paya fue designado a recorrer las avenidas; seguía luego el Batallón Trujillo (del Perú) dirigido por el Crnl. Santa Cruz, Comandante General de la División del Perú. A las nueve y media dio la compañía de los Cazadores con la División Española, que marchaba por nuestra derecha a la posición que teníamos; y roto el fuego se sostuvo mientras conservó municiones; llega el Batallón Trujillo y se comprometió al combate; muy especialmente las dos compañías de Yaguachi reforzaron este Batallón conducido por el Crnl. Morales, en persona, El resto de nuestra infantería a las órdenes del General. Mires seguía el movimiento excepto las dos compañías de Magdalena con el Sr. Crnl. Córdo v marcho a situarse por la espalda del enemigo, pero encontrándose con obstáculos invencibles, tuvo que volverse.
El Batallón Paya pudo estar firmado, pero consumidos los cartuchos de estos dos cuerpos, tuvieron que retirarse, no obstante su brillante comportamiento. El enemigo se adelantó, por consiguiente, algún poco; Y como el terreno apenas permite entrar más de un batallón de combate, se dio orden al Payaque marchase a bayoneta, lo ejecuto con un brío que hizo perder al enemigo en el acto la ventaja que había obtenido y comprometido nuevamente el fuego, la mezcla del terreno permitió que los españoles aún se sostuviesen.
El enemigo destacó tres compañías de Aragón a flanquearnos por la izquierda ; Y a favor de la espesura del bosque conseguía estar ya sobre la cima, cuando llegaron las compañías del Albión que se había atrasado con el parque; y entrando con la bizarría que siempre ha distinguido a este cuerpo, puso en completa derrota los de Aragón. Entre tanto, El Crnl. Córdova tuvo la orden de relevar al Paya, con las dos compañías del Magdalena y este jefe, cuya intrepidez es muy conocida, cargo con un denuedo admirable y desordenado al enemigo y derrotándole, la victoria coronó a las doce del día a los soldados de la Libertad. Reforzado este jefe con los Cazadores del Paya, con una compañía del yaguachi y con los tres del Albión persiguió a los españoles, entrándose hasta la Capital y obligando a sus restos a encerrarse en el Fuerte del Panecillo.
Los resultados de las jornadas del Pichincha sido la ocupación de esta cuidad y su fuerte es el 25 por la tarde, la posición y tranquilidad de todo el Departamento, y la toma de 1.100 prisioneros de tropa, 160 oficiales , 14 piezas de Artillería, 1.700 fusiles, fornituras, cornetas, cajas de guerra y cuantos elementos de guerra poseía el Ejército español.
Cuatrocientos cadáveres enemigos y doscientos nuestros han regado el campo de batalla: Además tenemos 1.190 heridos de los españoles y 140 de los nuestros. Entre los primeros contamos al Tnte, Molina, Subt. Mendoza, y entre los segundos a los capitanes Cabal, Castro y Alzuro,, Tnte. Calderón y Ramírez y a los Subts. Borrero y Arango.
Los cuerpos todos han cumplido su deber: Jefes, Oficiales y Tropa se disputaban la gloria del triunfo: El boletín que dará el Estado mayor recomendará a los jefes y subalternos que se han distinguido; y yo cumpliré con el deber de ponerlos en consideración del Gobierno; en tanto:, hago una particular de la conducta del Tnte. Calderón, que habiendo recibido sucesivamente cuatro disparos no quiso retirarse del combate. Probablemente morirá , pero el Gobierno de la República sabrá compensar a su familia los servicios de este oficial heroico.
La caballería española va dispersa y perseguida por el cuerpo del combate Cestaris, que antes había yo interpuesto sobre Quito y Pasto. El 26 han salido comisionados de ambos Gobiernos para intimar la rendición a Pasto que creo será realizada por el libertador : Otros oficiales marchan para Esmeraldas y Barbacoas; de manera que, en breve, el reposo y la paz serán los primeros bienes que gozarán estos países, después que la República le ha dado Independencia y Libertad.
La División del Sur ha dedicado sus trofeos y laureles al Libertador de Colombia.

Dios guarde a Ud. muchos años.
A.J. de Sucre.